Grito de Dolores

Se conoce como el Grito de Dolores al acontecimiento que marcó el inicio de la independencia en México.

La noche entre el 15 y 16 de septiembre de 1810, el cura Miguel Hidalgo Castilla, Ignacio Allende y Juan Aldama (capitanes), hicieron que las personas del pueblo protestaran contra el Virreinato de la Nueva España.
Este acontecimiento tuvo lugar en un pueblo llamado Dolores que actualmente se llama Dolores Hidalgo y se ubica en Guanajuato.

GRITO DE DOLORES

¿Cuál fue el grito?

Esto ocurrió tras descubrirse la conspiración de Querétaro. No existe un documento que certifiqué qué gritó Hidalgo esa noche. Existen diferentes versiones:

¡Viva nuestra madre santísima de Guadalupe!, ¡viva Fernando VII y muera el mal gobierno!
¡Viva la América!, ¡viva Fernando VII!, ¡viva la religión y mueran los gachupines!
¡Viva la religión!, ¡viva nuestra madre santísima de Guadalupe!, ¡viva Fernando VII!, ¡viva la América y muera el mal gobierno!

Sin embargo, a quienes dicen que el cura Hidalgo no se refirió a la virgen en su grito, sino que dijo lo siguiente: Hijos, ayúdenme a defender la patria. ¡Se acabó la opresión, se acabaron los tributos! El que me siga a caballo tendrá 1 peso. Y el que me siga a pie, 4 reales.

Durante esa noche, el cura Hidalgo ofreció tres discursos y en uno de ellos mencionó a la virgen. Por este motivo existen diferentes versiones.

¿Llamado a la Independencia?

Hidalgo fue parte del grupo de conspiradores que lideraba Ignacio Allende. Este grupo quería destituir a los europeos del virreinato. Sin embargo, algunos de ellos solo querían tener derecho al poder a pesar de ser criollos.

El contexto histórico para el momento era adecuado para iniciar una revuelta. José Bonaparte, hermano mayor de Napoleón Bonaparte, había puesto en el poder al rey Fernando VII.

En los libros de historia mexicana, se dice que Hidalgo no quería la independencia, sino que apoyaba el regreso de Fernando VII. Además, buscaba derrocar la autoridad virreinal. Su objetivo principal era dejar de depender de España mientras esta estuviese bajo el mando francés.

Por otro lado, historiadores como Carlos Herrejón afirman que Hidalgo quería la independencia de México. Como testigo de sus intenciones, citan a Mariano Jiménez quien se unió en Guanajuato a la lucha por la independencia.

Celebración

En 1812 se celebró por primera vez la el 16 de septiembre en El Chapitel, edificio ubicado en Huichapan, Hidalgo. Para conmemorar el día se hizo una descarga de artillería y se tocó una serenata. La celebración estuvo a cargo del general Ignacio López Rayón.
La celebración se tornó en día de fiesta nacional luego de que se estableciera en la Constitución de Apatzingán. La misma fue corroborada tras los congresos constituyentes de 1822 y 1824.

Actualmente, la fecha nacional no cuenta con una ceremonia específica. Sin embargo, a las 11 p.m. del 15 de septiembre, los lideres del Poder Ejecutivo y embajadores portan la bandera nacional y se dirigen al pueblo con un discurso que conmemora la fecha.
.

Consecuencias de la Independencia de México

La independencia de México fue el resultado de un arduo y violento proceso político y social. Gracias a este, finalizó el dominio español en tierras mexicanas. A pesar de esto, la fuerte crisis política no permitía decidir el camino que debía tomar la nación.

consecuencias de la independencia de mexico

¿Cuales fueron las consecuencias?

Crisis política

Diferentes grupos políticos con ideales muy distintos entre sí, lucharon durante la guerra de independencia. Cuando el proceso terminó, debían buscar un plan guía para dirigir a la nación.
Sin embargo, no fue sencillo. Cada grupo quería tomar el poder, lo que terminó en numerosos golpes de estado que debilitaban a la nación. En 30 años, después de la independencia, hubo alrededor de 50 gobernadores.
El Ministerio de Finanzas no fue la excepción. Alrededor de 112 personas lideraron este ministerio durante 1830 y 1863.

Crisis económica

Después de la guerra de independencia, la nación se vio sumergida en una crisis económica. Mientras estuvo bajo el dominio español, México basaba su economía en la producción industrial, la agricultura y la minería.
Los obreros que trabajaban en estas áreas fueron quienes estuvieron combatiendo en la guerra. En ella murieron alrededor de medio millón de personas. Cuando finalizó el proceso, los campos estaban abandonados y muy pocas personas sabían trabajar en ellos.

Las minas de donde se extraían oro y plata (importantes minerales para la economía mexicana) habían sido abandonadas también. El territorio en el que se encontraban había sido fuertemente afectado por la guerra.
La solución más conveniente que los gobernadores del momento implementaron fue la exportación de productos. También decidieron crean más monedas. Estas medidas incrementaron la inflación de la nación, agravando el problema.

Se elimina el sistema de castas

La sociedad novohispana estuvo organizada, desde sus inicios, bajo un sistema de castas. Este consistía en separar a las personas mediante rangos que determinaban las actividades a las que debía dedicarse cada grupo. Esta división se basaba en la raza, familia y lugar de origen de la persona.
Tras la independencia, este sistema se abolió. La educación y la experiencia militar, por mencionar algunas áreas, eran los caminos mediante los que se podía llegar a ejercer un cargo público o político.

Constitución de 1824

Gracias a un grupo de federalistas, se creó en 1824 la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos. De esta manera, la nación quedó organizada en 19 estados y 4 territorios.
Además, se estableció un lapso de 4 años como periodo presidencial y la división del poder continuó siendo la misma: poder ejecutivo, legislativo y judicial. Por su parte, los centralistas decidieron que el catolicismo fuera la religión principal.

El cura Hidalgo había realizado un decreto en 1810 para abolir la esclavitud, pero no fue hasta la creación de esta constitución que se prohibió definitivamente.
1824 también fue el año en que se eligió al primer presidente de México, Guadalupe Victoria.

Sus decisiones lograron dirigir a la nación a instaurar una república federal con poderes autónomos.

Héroes de la independencia de México

La lucha por la independencia de México contó con el valor de muchos hombres y mujeres dispuestos a darlo todo por la libertad. En los once años de guerra encontramos próceres que supieron anteponer el bienestar de la nación a sus intereses personales. Veamos un somero perfil de algunos de los héroes de la Independencia de México.

heroes de la independencia de mexico

¿Quiénes fueron los héroes de la independencia de México?

Miguel Hidalgo y Costilla.- (1753 – 1811) 

Recibió el nombre de “El Padre de la Patria”. Fue el protagonista del famoso “Grito de Dolores” que dio inicio a lucha independentista.
Hidalgo era el párroco de Dolores, un pueblo del estado de Guanajuato. Formó parte del grupo inicial de promotores de la independencia de México.miguel hidalgo y castilla

Durante su formación recibió el influjo de las ideas de la Ilustración y se hizo eco de ellas. Su conocimiento de las letras francesas, así como de las lenguas indígenas, le dio un crisol cultural que le permitió comprender la complejidad de la situación de la Nueva España y lo impulsó a abogar por su liberación.

La madrugada del 16 de septiembre de 1810, recibió el aviso que le envió Josefa Ortíz de Domínguez, a través de Ignacio Pérez. En el mismo le informaban que la conspiración había sido descubierta. Es por eso que tomó la inciativa de convocar a los fieles y hacer un llamado al levantamiento en contra de la corona española.

Tuvo una destacada participación en la lucha armada, liderando un ejército de más de 6 mil hombres. Todos ellos enfrentaron a las fuerzas españolas en las batallas del Monte de las Cruces y de Puente Calderón. Asimismo, encabezó la toma de la Alhóndiga de Granaditas. En marzo de 1811 fue apresado y condenado a fusilamiento tras un juicio militar. La sentencia se ejecutó el 30 de julio de 1811 en Chihuahua.
La historia afirma que la arenga proferida durante el Grito de Dolores rezaba: “Viva la Independencia, viva la Virgen de Guadalupe. Muera el mal gobierno”.

Ignacio Allende.- (1769 – 1811)

Fue un insurgente mexicano, que junto al padre Miguel Hidalgo y Juan Aldama encabezó los primeros actos de la lucha independentista. Nacido en San Miguel el Grande, localidad de Guanajuato que hoy se conoce como San Miguel Allende en honor al prócer, era descendiente de una familia española de buena posición.

Conoció a sus compañeros de lucha en una reunión organizada por José Miguel Domínguez y su esposa, Josefa Ortiz de Domínguez en 1809.
Ostentó el cargo de Generalísimo y participó en la toma de la Alhóndiga de Granaditas. También coincidió con el padre Hidalgo en las batallas del Monte de las Cruces y de Puente de Calderón.

Tras la muerte de Hidalgo asumió el control de las tropas rebeldes, pero fue traicionado en Acatita de Baján. Fue hecho preso y juzgado. Se dice que su cabeza fue expuesta en la Alhóndiga de Granaditas de Guanajuato, donde permaneció diez años a la vista, como recordatorio y advertencia para los revolucionarios.

A Ignacio Allende se le atribuye la frase: “Sin importar el tamaño de la ciudad o pueblo, en donde nacen los hombres o mujeres, ellos son finalmente del tamaño de su obra, el tamaño de su voluntad de engrandecer y enriquecer a sus hermanos”.

Juan Aldama (1774 – 1811) 

Fue capitán del regimiento de Caballería Milicias de la Reina, pero eso no evitó que participara en la Conspiración de Querétaro. De manera habitual residía en San Miguel el Grande. Al enterarse de que el movimiento clandestino había sido descubierto, no dudó en ir a reunirse con Miguel Hidalgo e Ignacio Allende.

Estuvo presente en el “Grito de Dolores” y desde ese momento se sumó activamente a las primeras luchas. Tras su ajusticiamiento en junio de 1811, su cabeza fue exhibida en la Alhóndiga, a modo de escarmiento.

Al terminar la guerra de independencia, sus restos fueron trasladados a la Catedral de la Ciudad de México, donde están enterrados en el altar de los reyes.

Josefa Ortiz de Domínguez.- (1768-1829) 

Esta heroína nació en Ciudad de México, en el seno de una noble familia española. Quedó huérfana a muy temprana edad, y fue su hermana María Sotero Ortiz quien se hizo cargo de ella. Por su intermediación logró entrar al Colegio de las Vizcaínas. Allí conoció, durante un acto protocolar a Miguel Domínguez, quien era un destacado funcionario de la corona española. Contrajeron matrimonio y fue así como se convirtió en la flamante esposa del corregidor del Querétaro. josefa ortiz de dominguez

Pese a su condición privilegiada y su vinculación con las autoridades, Josefa abrazó muy pronto la causa independentista. Esto  en reacción al trato discriminatorio que recibían los criollos de parte de los llamados gachupines, esto es, españoles peninsulares.

Participó activamente en la Conspiración de Querétaro. Esta fue descubierta y se considera el primer antecedente de la guerra de independencia.
Refiere la historia que ese 16 de septiembre, Miguel Domínguez, en cumplimiento de sus funciones como Corregidor, fue instado a detener a los conspiradores.

A pesar de comulgar con la causa independentista no tuvo más remedio que acatar la orden. Para proteger a su esposa, la encerró en su casa bajo llave. Sin embargo, Josefa Ortíz de Domínguez logró enviar una alerta al padre Hidalgo, Allende y Aldama, zapateando con fuerza en el suelo.
A ella se le atribuye la frase: “Tantos soldados para custodiar a una pobre mujer, pero yo con mi sangre les formaré un patrimonio a mis hijos”.

José María Morelos y Pavón.- (1765 – 1815) 

Fue conocido como “El Siervo de la Nación”. Es considerado el artífice de la segunda etapa (1811-1815) de la lucha independentista.
Su hazaña militar más famosa es la conocida como “Sitio de Cuautla”. Allí logró resistir el cerco realista por más de 70 días y luego escapar y reforzar su ejército.

A él se debe la instalación del primer órgano legislativo de México, el Congreso de Anáhuac. Durante el acto de inauguración pronunció el célebre discurso conocido como “Sentimientos de la Nación”.
Fue capturado por las tropas españolas y fusilado el 22 de diciembre de 1815. Pero como él mismo decía: “Morir es nada, cuando por la patria se muere”.

Agustín de Iturbide (1783 – 1824) 

Aunque en los primeros años de la lucha independeagustin iturbidentista, militó del lado de las fuerzas realistas, en 1821 se unió a los insurgentes y lideró el Ejército Trigarante.
Al finalizar la guerra se proclamó como Primer Emperador de México, pero en 1823 abdicó. Un año más tarde fue fusilado por las nacientes autoridades mexicanas.

Guadalupe Victoria (1786 – 1843) 

Fue el primer presidente de México y cumplió su mandato entre 1824 y 1829. Bautizado con el nombre de José Miguel Ramón Adaucto Fernández y Félix, cambió su nombre a Guadalupe Victoria al unirse a la gesta emancipadora. Formó parte del ejército de José María Morelos y fue nombrado General en 1814. Como militar, ostentó el honor de no conocer ninguna derrota en batalla antes de 1815.

Durante su mandato presidencial abolió la esclavitud. También  creó la Marina de Guerra. Estableció relaciones con el Reino Unido, Estados Unidos y la República Federal de Centro América y Colombia. Murió en 1843, tras muchos años luchando contra la epilepsia.